domingo, 16 de octubre de 2011

DE LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER

Y no, no tiene que ver con el libro de MiIan Kundera, sino en lo corta que puede ser la vida  o en lo mucho que cambian las cosas de la noche a la mañana.................. vengo intensa.
Hace días que me viene rondando en la cabeza hablar de ello debido a una serie de cortos que vi el Domingo en la tele sobre varias mujeres que fueron diagnosticada con cáncer de seno y de la manera en que cada una lo afrontó o lo asumió.
Mis motivos son los siguientes: Me creo invencible y tenía o tengo muy seguro en mi fuero interno que esto no me sucederá a mi, menos que seré alguna vez diagnosticada con Diabetes cuando en mi familia tanto por el lado materno como por el paterno a cada rato sale un familiar con la noticia de que es diabético y mi mamá se debe inyectar insulina hasta dos veces al día alguna vez.
Yo digo que no me sucederá por la sencilla razón de que hago ejercicios, tomo agua, duermo las horas requeridas, no fumo (aunque fui 8 años fumadora pasiva) no tomo alcohol, como moderadamente carne roja, anualmente me hago una revisión médica general, en fin que me cuido y trato de llevar al dedillo las normas para evitar estas enfermedades. Pero yo, que me creo súper woman obvio, o mejor dicho; quiero obviar los factores hereditarios o simplemente que Dios, la vida, el karma o el destino me tienen  otras cosas reservadas que harán que la creencia de que lo puedo todo y de que soy inmune a catástrofes me hagan poner los pies en la tierra y darme de frente con la realidad de que no soy exenta a formar parte de la lista de mujeres con cáncer, así que más me vale tomar conciencia y en mis listados de chequeos médicos agregar  el examen de las mamas, por mi bien o por prevenir a tiempo y dejarme de creer invencible.
Les aconsejo hacer los mismoooooo.

Con amorrrrrrrr.

3 comentarios:

Majarete dijo...

Querida es maravilloso la forma en que te cuidas. ¡Excelente por ti! Si fuera tu profesor te daria un 100.

Pero, por favor no te confíes. Uno no sabe de que va a morir. A pesar de los ejercicios. te puede tocar la diabetes.

Pero sigue pensando positiva, eso por lo menos te aleja de cualquier enferemdad y sobretodo que estas muy atenta a tu salud.

Pero si aún te toca, le puedes hacer frente. Hay millones y millones que están enferma, y sin embargo, no le temen a la enfermedad sino que se la tratan y mueren de viejos con sus achaques.

En este tiempo son pocas las personas que están en plena salud. Tarde o temprano uno sufrirá de algo. Pero le echamos ganas, porque tenemos cónyuges e hijos que nos aman y necesitan.

Uno quiere ver a los hijos ya casados y encaminados en la vida. Asi que si me viene alguna enfermedad - que no sea cancer - pues le busco la vuelta y andamos con ella hasta que Dios quiera.

Asi que continúa con tus ejercicios y tus cuidados médicos asi como lo que comes y sigue viviendo. No te preocupes por las enfermedades. Eso es algo que está fuera de tu control. Más bien vive el momento. Vive el ahora. Que el mañana solo lo conoce Dios.

Perdona el comentario tan largo.

Gigi en Gigilandia dijo...

Hola nuevamente Majarete

Gracias por sus comentarios, me gustó mucho la parte del 100 jejeje.

LindaBig dijo...

Hola!
Cuando entre los planes de Dios para cada vida suceden cosas estas siempre son buenas aunuque al principio no lo parezcan.
Hay personas que sufren las consecuencias de sus actos, como no cuidar el cuerpo y luego padecer enfermedades, pero si tú haces lo que está en tus manos, no temas. Pues si algun día (deso sinceramente no sea asi) te toca vivir alguna de esas siuaciones, no será una consecuencia sino parte de un proposito y los propositos no te quitan la paz como el peso de la culpa de arrastrar las consecuencias de tus malos actos.