viernes, 29 de enero de 2010

LA Z.... O LO QUE YO CREO QUE EL SER SUPREMO ME DICE

Es una canción de nuestro Anthony Rios, una de mis favoritas.
Sí, ya sé que medio ando con la artilleria pesada, dando por donde duele.
Pero es una canción que a mi parecer dijera:  Mija sin importar lo que pase, yo estoy y estaré aquí, siempre seré lo que te quede al final del día o al final del golpe, usted siga adelante porque yo no la dejo sola.

Cuando pienses que nadie podrá oír tu voz......llámame
Cuando no haya deseos en ti de encontrar...Búscame
Cuando no brote en ti un sentimiento de amor.....Siénteme.

Porque yo soy, De tu viacrucis el monte calvario, La última hoja de tu calendario.
Soy tu futuro, presente y antaño, Yo soy el motivo, de tus desengaños.

Cuando la vida se te torne amarga, En tu refugio que esta siempre abierto,
Déjame un poco alivianar tu carga

Tan solo siénteme, llámame, búscame

Porque yo soy, Como la zeta de tu abecedario, La última cuenta que habrá en tu rosario
La última oveja en tu basto rebaño, Yo soy el Diciembre, de todos tus años.
Cuando la vida se te torne amarga,  En tu refugio que está siempre abierto
Déjame un poco alivianar tu carga
Tan solo siénteme, llámame, búscame

Porque yo soy, Como la zeta de tu abecedario, La última cuenta que habrá en tu rosario
La última oveja en tu basto rebaño,Yo soy el Diciembre, de todos tus años

5 comentarios:

Mis Huellas dijo...

Muy fuerte !!!!! Oyeme a Anthony Rios no se le ha dado el merito que merece. Es todo un monstruo !

Saludos Gigi

Gigi en Gigilandia dijo...

One hundred % contigo.
A ese hombre hay que sacarle su plato de arroz aparte.

Saludotes a ti bello.

Gi dijo...

Esto si esta bueno!!!!, ahora Gigi es un cancionero... jejejjeje!!!! ese hombre sabe su vaina, pero el pobre se ha puesto tan feo...

Gigi en Gigilandia dijo...

Que mala eres Gi.

Jajajajaja.
Sí, está bien feo el condenado, pero me dicen que sigue teniendo la misma voz.
Y me gusta más porque es uno de los favoritos de una de mis tias.

Basurero Usurero dijo...

Porque yo soy la última chupada de mango. Suerte.